¡¡¡Campeones!!!

Hierbabuena 2 – 2 Habana7

¡Campeones! Angustioso final de liga para el Hierbabuena Club de Fútbol, dentro y fuera de la cancha. La jornada empezó ya movidita en el Prime Time Stadium, donde los Cucos disputaban su último partido contra los Waltrapas. Atentos al transistor, los seguidores greens veían como un partido de toma y daca, que poco antes del final dominaban los Waltrapas, se giraba a minutos del final para materializar una victoria por la mínima de los Cucos. Así pues, tocaba vencer contra los Havana 7 para ganar el campeonato, cuando, unos minutos antes, los verdecillos ya estaban prácticamente celebrando el campeonato y especulando incluso sobre un posible pasillo de honor al salir al terreno de juego.

Nada más oír el pitido inicial del trencillas se pudo intuir un cierto agarrotamiento y nerviosismo entre los jugadores greens, que, entre jornadas de descanso, descantilladas celebraciones por el ascenso y despedidas de soltero, ya hacía tres semanas que no pisaban los campos de fútbol, si bien habían dado buena cuenta de las pistas de baile de algunos garitos de dudosa reputación en el centro barcelonés. Sin duda, y volviendo a lo deportivo, este sucedáneo de final pesó en el subconsciente verdecillo como una losa que no dejo volar la imaginación en ataque, más, estando faltados de su capitán y alma, el Pilingui Fernández. Pero, nuevamente, el equipo hizo gala de ese oficio y temple ganado esta temporada para mostrarse rocoso y sólido atrás, sin duda, la clave de esta espectacular campaña. Sabedor de sus virtudes, el Hierbabuena se aferró a un potencial defensivo que le ha dejado claramente destacadamente como el equipo menos goleado de la competición para, recibiendo pocos goles, intentar hacer alguno más que el rival en sus rápidos contraataques. De esta manera, y ante un contrario que no generaba mucho peligro pero que tampoco daba facilidades atrás, los minutos pasaban sin que nadie desigualara el marcador hasta que un balón envenenado, lanzado aparentemente sin mucho peligro por la vanguardia habanera, sorprendió al Lucho y estampó en el luminoso un 1-0 en contra que hacía temer lo peor. Antaño, y ante esta situación, el equipo hubiera perdido la cabeza, pero los verdecillos siguieron creyendo en su juego sin atolondrarse aunque un cierto nerviosismo recorrió la sufrida grada green. Fruto de tanta constancia y fe, llegó el gol del empate de pies del Miquelme Guillamont, que, como en los viejos tiempos, solventó la papeleta y metió de nuevo a los verdiblancos en el match tras un certero y colocado chut desde la frontal del área. Poco después, y para completar el folklore green, fue la Estrellita Suárez quien incluso avanzó al Hierbabuena antes de la media parte tras un balón robado por el Chicharrico y el Vengador en el medio campo. Cabe destacar el ímpetu y dinamismo que aportaba al equipo la entrada del siempre burbujeante Chicarrico, pues, con sus incursiones en el campo, el equipo subía de revoluciones y, súbitamente, creaba mucho más peligro en ataque.

Ya en la segunda parte, los greens parecían no encontrar sus opciones en ataque para cerrar el marcador favorablemente, cosa que acabó por complicar el devenir del encuentro y quizás del campeonato, cuando, unos minutos después de la expulsión de Jancker tras una dura entrada, los rojillos empataron el partido tras un fallo de coordinación entre defensa y portero. La situación era de total incertidumbre: faltaban cuatro minutos para acabar la temporada, y, a rastras con el tema del Fair Play, los greens no sabían si, en ese momento y con ese empate, eran matemáticamente campeones o no. Lanzados arriba pero sin fortuna para conseguir ningún tanto, el Hierbabuena escuchaba el pitido final del árbitro temeroso de que los despachos le arrebatasen lo ganado en la cancha.

A sabiendas que el empate les dejaba a cuatro puntos de los Cucos, pero que estos reducirían en tres la ventaja por el Fair Play, los greens no sabían si este punto de margen sería suficiente. Aunque celebrando ya alegremente el final de la liga, una delegación verdecilla se dirigió, con semblante tenso, a los despachos de la organización. Tras las sumas y restas la cosa se aclaró positivamente. Los greens restaban un punto por culpa del Fair Play, con lo cual quedaban empatados a puntos con los Cucos. Sin embargo, finalmente sería el goal average particular el que decidiría el campeonato a favor del Hierbabuena, pues se habían sellado con una victoria y un empate los enfrentamientos particulares con los Cucos. Tras la noticia, una estruendosa celebración estalló en el vestuario green, donde corrieron las botellas de cava, el jolgorio y la algarabía, y se acentuaron los cánticos para conmemorar el primer título conseguido por este modesto equipo que nació hace más de una década vistiendo una austera camiseta de finas rayas verdiblancas.

Anuncios
Comments
2 Responses to “¡¡¡Campeones!!!”
  1. Moisés dice:

    “Visca els hierbas i visca Catalunya”

  2. Xavi C dice:

    Visca els greens!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: