Sin reacción

 Bienvenidos a Primera

Nueva y abultada derrota del Hierbabuena Club de Fútbol ante La Sedeta, un antiguo conocido del cuadro verdiblanco. Aunque dando mejor imagen que ante Los Cucos, básicamente los Greens adolecieron de los mismos pecados: fallos en defensa, poca efectividad en ataque y un desfonde físico alarmante al poco de empezar la segunda parte. En la nueva categoría los rivales están un punto por encima tanto en velocidad y fondo como en técnica, así que si el Hierbabuena quiere tener alguna opción en Primera deberá recuperar rápidamente el tono muscular de que hizo gala la temporada anterior, pero sobretodo, la mentalidad competitiva y ganadora que ya marcó la diferencia ante rivales teóricamente superiores. A partir de ahí la veteranía, las tablas y la táctica pueden hacer milagros.

 Desde buen inicio La Sedeta mostró sus credenciales y apretó de lo lindo, tanto que durante unos 15 minutos iniciales agónicos el Hierbabuena se vio recluido en su campo. Pronto, el marcador ya reflejaba un 2-0 inquietante, aunque a medida que pasaban los minutos los Greens se fueron quitando de encima la asfixiante presión lila. Fruto de ello, en una jugada de picardía, el Corsario Muñoz, en impetuosa incorporación al ataque, remataba de cabeza un centro de banda del Pitbull Herrera que sorprendía a los rivales y que ponía de nuevo al Hierba en el partido. Por desgracia, poco antes de la media parte el contrario aprovecharía un error defensivo Greens para aumentar su ventaja.

 Volviendo de los vestuarios, y lejos de bajar los brazos y dejar escapar el partido, los verdecillos pusieron un ímpetu que sorprendió al rival y gracias a un nuevo chut de falta del maestro Miquelme se acercaron de nuevo en el marcador. Como lo definió después el Pilingui Fernández, la grada estaba viviendo “los 5 minutos mágicos” del Hierbabuena, pero esta vez no acabaron de remachar la faena, y el caduco dominio Green pereció en un par de oportunidades desperdiciadas, la más clara un gol que el poste robó al Corsario Muñoz. A partir de ahí vino el bajón físico y La Sedeta se fue escapando en el marcador. Para las videotecas quedará el increíble gol olímpico que Jancker metió para poner el 6-3 en el marcador. A poco de acabar el partido los lilas dieron la puntilla al Hierbabuena con un potente tiro cruzado ante el que poco pudo hacer el Lucho Muñoz, y en el luminoso quedó estampado otro resultado de escándalo, 7-3.

 Aunque la moral de los jugadores del Hierba está algo tocada, el entrenador debe esforzarse en recuperar la actitud competitiva e inconformista que triunfó el año pasado. Veremos si las sesiones de esta semana dan frutos para el próximo encuentro.

Anuncios
Comments
4 Responses to “Sin reacción”
  1. Moisés dice:

    Cabe mencionar que la media de los jugadores rivales no llega a los 20… son ligeramente más jóvenes que nosotros, lo que puede justificar el desgaste físico de los hierbas.

  2. Madpriest dice:

    un dos tres, probando…. Xavi! Se me oye?

  3. Raúl dice:

    No, si es lo que tienen los recién ascendidos, que pretenden empezar ganando….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s