Caida Libre

El Hierbabuena se Desploma

Descalabrado encuentro del Hierbabuena Club de Fútbol ante su archirrival. Después de cosechar dos derrotas seguidas, los Greens, previamente al partido, tenían esperanzas de salir nuevamente victoriosos de su ya clásico enfrentamiento contra Los Cucos. Sin embargo, una sucesión de errores propios, especialmente bajo palos, convirtió al cuadro verdiblanco en un juguete a manos del rival y, por momentos, los aficionados hierbiles revivieron sus peores pesadillas de antaño mientras los rossoneros pasaban por encima de los Greens como una apisonadora.

 Pronto el partido se empezó a poner cuesta arriba para el Hierbabuena. A los cinco minutos, en un poco amigable pase atrás de un presionado Vengador Colet, la saltarina pelota, ayer pesada y resbaladiza por el estado húmedo del terreno de juego, pasó por encima de la bota del Lucho Muñoz, que anoche pareció abducido por las ganas de hacer un revival de épocas menos gloriosas de los Greens. No fue el único. Sin apenas darse cuenta, la sucesión de pases imprecisos en la zaga, las pocas ideas en la creación, el desbarajuste en el medio del campo y la poca definición arriba pusieron un 3-0 en el marcador a los diez minutos que sonrojaba a propios y extraños. A pesar de todo, el Hierbabuena hizo acopio de valor y de vez en cuando sumaban algunos minutos en los que encadenaban unos cuantos aciertos. Fruto de ello llegó el primer gol hierbil, obra de Miquelme, que dio falsas esperanzas antes de acabar la media parte.

 Las consignas durante el descanso eran claras: presión y orden. Visto lo ocurrido después, parece que los peloteros Greens solo entendieron lo primera. Nuevamente, las cantadas atrás alejaban más a Los Cucos, que ponían al poco de la reanudación el 4-1 en el marcador, todo, eso sí se debe reconocer, aliñado con un cierto guiño cómico. Aún así, en un arranque de ofensividad verdiblanca, el Corsario Muñoz lanzaba un mísil desde la banda para que el Vengador Colet, de primeras y bien situado, volviera a poner a la Escuadra Pentafoliada en el match, que a esas alturas reflejaba un 4-2. Fue el último espejismo, porqué a partir de ese punto vino la debacle. Con el espíritu del Mono sobrevolando la portería Green, las líneas del equipo absolutamente descoordinadas, el equipo roto en dos por querer presionar arriba y no en el medio del campo, las individualidades desaparecidas y el toque rápido y preciso de Los Cucos, al Hierbabuena le empezaron a llover los goles. Lejos de cortar la hemorragia, los cañámicos jugadores parecían querer colaborar en el festival que se vivía en San Siro para no aguar la fiesta al público rival, que hacía la ola en las gradas y hasta se atrevió a corear los nombres de los Greens menos afortunados ayer. Sin entrar en más detalles por sonrojantes y sangrantes, vale decir que a los verdecillos hacía tiempo que no sufrían un correctivo de este calibre. Al final, 10-2 y los verdiblancos que cabizbajos se retiraban a la caseta después de saludar deportivamente a los ganadores. La elegancia, eso sí, nunca la pierden.

 Pocas lecturas positivas pueden hacerse de lo de anoche, pues ya es de todos conocida la fragilidad del Hierbabuena cuando, yendo por detrás en el marcador, se dedican a presionar sin orden al rival. Solo de verlo unos minutos, ya se ve que la cosa va a acabar peor que la Reforma Laboral. Si el resultado es escalofriante, peor es la visión de la tabla clasificatoria, donde, después de tirar cohetes y profetizar el ascenso tras las dos primeras jornadas, ahora el Hierbabuena tiene que verse de nuevo en los puestos de descenso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s