Viven

Sí se puede!

Prometedor encuentro del Hierbabuena Club de Fútbol ante el Borom V, rival directo por una permanencia que se antoja competida. De haberse consumado una nueva derrota, los Greens hubieran completado toda una ronda de capitulaciones, pero finalmente parece que los guerreros del cáñamo han dado con la solución a sus problemas, sin contar con el aliciente de tener técnico nuevo.

El match empezaba mal para los verdecillos, que, despistados, se plantaron en el campo con un hombre menos. De ese desbarajuste organizativo producto de una intensa cháchara en el vestuario, por la que podría haber serias sanciones contra la Estrellita Suárez, el Escopinyu Borrell y el Vengador Colet, nació el primer gol del Borom, que no desaprovechó el regalo verdiblanco. Sin embargo, ya con todos los jugadores en el campo, la escuadra pentafoliada mostró otra cara ante las adversidades y disfrutó de la suerte que otros días se le negaba. Así, en un rápido ataque por la banda, el Tronquete Jancker, que se había sumado impetuosamente al ataque, consiguió el gol del empate. Desafortunadamente, el equipo sufrió una de sus preocupantes pájaras y en unos minutos de desbarajustes variados, los Greens perdían por 4-1. Algo alicaídos pero todavía con fe, el Hierbabuena se puso manos a la obra, y a base de los famosos contrataques que han hecho temible al cuadro verdecillo, sobretodo de la mano del Miquelme Guillamont y del Chicharrico Arderiu, fueron poco a poco recortando distancias en el luminoso. El 4-2 llegó después de un centro generoso del Vengador Colet a un desmarcado Miquelme que no perdonó, y el 4-3, con el que se llegaría al descanso, en una buena jugada del Capi Fernández.

Ya de nuevo sobre el terreno, el esférico empezaba a rodar para que las gradas presenciaran unos minutos mágicos de los Greens en que el Chicharrico Arderiu brilló con luz propia, trenzando vertiginosos contrataques que volvieron locos a los rivales y que hincharon de goles el casillero verdecillo. Primero percutió el Tiburón de la Barceloneta, para que después el Tauritón Muñoz marcara de falta con un trallazo que afortunadamente no tocó a nadie de la barrera. La remontada estaba consumada, pero lejos de contentarse con ello, el Hierba ahondó en la herida rival para, mediante el Koeman de Terrassa, el Barrilete Cósmico del Carmelo y nuevamente el Chicharrico, tras amagar con clase dentro del área, llegaran a poner un 4-8 en el marcador que parecía definitivo. De ahí al final, el Borom tuvo tiempo de marcar injustamente de penalti, después de que el árbitro mandara repetir el lanzamiento tras un paradón memorable de la Araña de Gracia.

Tras el partido, los jugadores del Hierbabuena se mostraban satisfechos y aliviados por haber conseguido de nuevo la victoria tras 7 derrotas consecutivas. Mejor que eso, es que el equipo demostró que todavía conserva chispazos de buen futbol y que de cara a la salvación, nada parece imposible. La liga está muy polarizada, y si consigue algunas victorias contra sus rivales directos, los Greens pueden ser, de los cuatro de abajo, los que se salven.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s