Como Si Fueran Sobrados

Así no!

Desperdiciado encuentro del Hierbabuena Club de Fútbol ante el Kamalics, un equipo de aquellos que no tienen brillo pero sí oficio, y por lo tanto, ante los que no puedes confiar. El partido pintaba bien para los Greens, que esta vez se plantaban puntualmente en el campo y con una convocatoria numerosa para enfrentarse a un rival en principio cómodo. Tras la abultada derrota de la jornada anterior, algunas dudas habían surgido en el entorno hierbil más pesimista sobre el porvenir del equipo en esta liga. Ante tales miedos, los verdecillos querían dar una respuesta contundente.

Nada más echar el cuero a rodar, se vio claro que el Hierbabuena haría lo que quisiese con el partido. Físicamente superior a los Kamalics y con un banquillo repleto de jugadores de refresco, se aventuraba que incluso el paso de los minutos podía favorecer a los verdiblancos. El Hierbabuena llegaba a las inmediaciones del arquero rival aunque sin mucho peligro, mientras la defensa Green despejaba sin muchos apuros los tímidos ataques del contrincante. Pronto el Pilingui Fernández abriría su casillero particular, para acto seguido marcar el segundo tras un rechace de falta que el mismo había lanzado. En esos momentos el match se coloreaba claramente a favor de los intereses del Hierba, aunque los rivales pronto dieron el primer aviso. Dos desbarajustes en la zaga Green propiciaban un empate que era un toque de atención y un mensaje: el partido se podía ganar, pero no si se daban concesiones a un rival curtido que sabía aprovecharlas. Antes de llegar a la media parte, el Vengador Colet, oportunista consumado, rebañaba un balón que la brega del Comandante Suárez había dejado muerta delante de la ralla de gol. De esta forma, los dos equipos enfilaban los túneles a la media parte con nada decidido.

Empezada la segunda parte, el respetable tuvo que aguantar largos minutos de mediocampismo y juego táctico que no produjeron cambios en el casillero por ninguno de los bandos. Sin embargo, en un rápido contrataque el Chicharrico Arderiu acabó metiendo gol tras otra jugada trompicona del Estrellita Suárez, muy correoso todo el partido. De nuevo el encuentro tomaba un color verdoso, pero los Greens, que siempre han sido muy humanos, tropezaron de nuevo con la misma piedra. Confiados, bajaron un poco la guardia y el XXXX empezó a achucharlos atrás, encerrando a unos verdecillos faltos de ideas para salir a la contra con claridad. Pronto llegó el susto, nuevo gol del rival que ponía el 4-3 en el marcador y el miedo en el cuerpo de un Hierbabuena incapaz de reaccionar. Se mascaba la tragedia y llegó. En unas inocentes manos del Fever Arroyo que por acumulación de faltas se convertían en doble penalti, los Greens vieron como la Araña de Gracia nada podía hacer ante el inapelable lanzamiento del nueve rival. Quedaban unos segundos y todavía hubo tiempo de un último ataque desesperado de la Marihuana Mecánica, pero no ocurrió el milagro.

Finalmente empate a cuatro, diríamos que justo para ambos equipos, que no merecieron más. Una lástima que el Hierbabuena se dejase escapar dos puntos que podía haber amarrado de estar más concentrados y que además, le hubieran servido para reengancharse a la cabeza de la clasificación liguera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s