Hierbabuena 3:5 Fanatics Club

Duelo Añejo

Por: Yo no me llamo Xavier.

 “Corre Pilingui corre…”

Buen partido del Hierbabuena Fútbol Club ante un viejo conocido Fanatics Club en el ecuador de la primera fase. En el calentamiento se notaba la concentración de los jugadores en una convocatoria justísima –siete y sin portero-, pero “Txiki” Arderiu se encargó de fichar muy acertadamente, de último minuto y a pie de cancha un guardameta.

El árbitro pitó el inicio del encuentro y ambos equipos se mostraban cautos. Pasados los primeros quince minutos el rival marcó un gol luego de un veloz contraataque. En réplica, fue Pilingui Fernández quien -armado de velocidad y conducción llegó hasta el área grande rival y con una majestuosa pared devuelta por Miquelme- logró marcar para poner el empate en el luminoso. El vaivén de jugadas se apoderó del encuentro aunque ambas zagas se mostraban ordenadas, incluso Chicharrico se sacó de las botas una vaselina que rozó la gloria… pero sólo por arriba. Álvaro, el improvisado cancerbero green, pronto mostró que sabía dar salida a la pelota con pies y manos, que podía organizar a la defensa y que conseguía sacar algún chute envenenado. Entonces logró ver puerta la Ambición Rubia, aunque la ventaja duró poco por un descuido de la zaga verdecilla que dejó al portero en paños menores y el empate a dos subía al marcador. Así acababa la primera mitad.

La idea herbil era mantenerse organizados, habían hecho una buena primera mitad haciendo gala de posesión de balón y acompañamiento; así lo hicieron los primeros minutos. Fue entonces cuando un balón largo se envenenó cerca del área chica y con un roce del delantero rival el balón llegó a la red devolviendo así la ventaja a los Fanatics. Los verdes seguían organizados, sin suerte al momento de definir, los potentes disparos salían muy desviados y el árbitro les anuló un gol por una presunta plancha. Cuando mejor plantado en el campo estaba el Hierbabuena volvía a marcar el oponente, dos goles de diferencia no amilanaron al equipo, al contrario, el barrilete Fernández decidió adelantarse un poco y dejar un atrevido trazo 2-1-3 en un intento de conseguir más profundidad. Entonces el combustible green mermaba; con Jordi a medio gas por su reciente lesión y la llegada de Foz como único cambio, los fusibles verdes empezaron a fundirse. Un arranque de potencia sacada de no se sabe dónde puso en pies del capitán Fernández el acorte de distancia, 4 a 3 con diez minutos por jugar. La remontada se antojaba asequible, la delantera verdiblanca lo intentaba sin suerte cuando en un nuevo contraataque  el rival marcaba lo que sería el quinto y definitivo tanto. Hay que mencionar que los Fanatics terminaron el encuentro pidiendo el tiempo al colegiado.

Derretidos, los jugadores del Hierbabuena tenían buenas sensaciones a pesar del resultado, porque cuando se muestran serios en el césped la derrota se digiere mejor. Está claro que esta vez no falló el planteamiento del míster, sino los efectivos. En la medida que la convocatoria green se recupere, el propósito del ascenso a primera es algo asequible a pesar de encontrarse quintos en la tabla. Esperemos que el virus “travel-paternity” respete un poco más al equipo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s