Jurassic Casp 2-4 Hierbabuena FC

Henchidos, inmensos, jugones, respondones… y terceros.

Pletórica noche de un Hierbabuena FC que plantó cara y venció al segundo clasificado, el Jurassic Casp. Con este resultado cierran el 2012 en tercera posición de la tabla. El partido se planteaba muy difícil desde el miércoles, las bajas por lesiones, paternidades y compromisos diversos mermaban la convocatoria del equipo, esto llevo a echar -una vez más a última hora- mano de la cantera verdiblanca.

Último partido del año, en horario infantil y con un justísimo número de efectivos, tanto así que cuando el colegiado pitaba el arranque del partido los greens solamente contaban con cuatro jugadores en el terreno de juego: en la puerta el Gato Parra, y Arderiu, Pilingui y Pitbull. Así pasaron los primeros minutos mientras Miquelme apuraba en los vestidores. Los rivales tenían problemas para aclarar su ataque y el Hierbabuena aguantaba atrás, ordenados y hasta con salidas discretas a la ofensiva. El luminoso se mantenía inmóvil. Fue entonces cuando llegaron los refuerzos del filial que hubo que traer desde Inglaterra donde se encontraban de stage, se trataba nada menos que de la perla de las fuerzas básicas Fever Arroyo y del debutante Albert Aguilera a quien el míster le daba oportunidad de estrenarse con el primer equipo.

Ya en igualdad de efectivos y con un orden que empieza a convertirse en una constante en el equipo hierba, empezó el espectáculo. Un par de chuts de los jurásicos eran contenidos por el Gato de manera magistral, el público boquiabierto ante los lances no tuvo más que aplaudir de pie las intervenciones. Así, el Hierbabuena respondió con una jugada rápida y coordinada que ponía en las botas de Albert el primer gol de la noche luego de rematar un córner a segundo palo; de esta manera se estrenaba en el primer equipo, diciendo “¡aquí estoy míster!”. El juego transcurría con un fútbol ordenado en la zaga verdecilla y bien conectado en la presión arriba; así llegó una falta a Arroyo dentro del área, y es que la rapidez del joven delantero hizo que le zancadillearan por detrás para arrancar un penalti. El capitán quiso ser el verdugo y con una ejecución potente y colocada el marcador se ponía 0-2 y el árbitro pitaba el fin de la primera parte.

Con el inicio de la segunda mitad la dinámica del encuentro variaba muy poco. Había, eso sí, más llegada canábica y desesperación del oponente. Los hierbas controlaban la posesión del balón, arriba y abajo, cocinando a fuego lento las jugadas mientras dejaban al equipo contrario olisquear un aromático juego. Entonces pasó lo que tenía que pasar, el efecto Hache no podía pasar desapercibido y –con una elegante ejecución- ponía el tercer gol del partido en el contador green. Los jurásicos apretaban pero se encontraban con una zaga blindada, el Gato Parra dejaba unos espectaculares detalles como guardameta, había sacado ya otro par de goles cantados en la grada. Por su parte, Aguilera quería más en su debut y llegaba a puerta como un desesperado gracias a las finas pinceladas que trazaban Miquelme, Fever, Chicharrico y el capitán Fernández, el mérito de la insistencia tuvo su recompensa y -aún con el jetlag de una hora- hacía el cuarto para la causa verde y el segundo en su cuenta personal con el primer equipo. Y es que la cantera está poniendo las cosas muy difíciles a la directiva.

No se sabe si un exceso de confianza, el cansancio o el mérito rival hicieron que en tres minutos el Jurassic Casp marcase un par de goles, para entonces Parra llevaba cerca de seis intervenciones en la segunda mitad, todas ellas fotográficas. El árbitro advertía de la acumulación de cinco faltas para los verdiblancos, el míster daba la consigna de no cometer faltas… pero en una jugada de velocidad, Fever provocaba un doble penalti… Entonces en la cabeza de los verdes se presagiaba lo peor y fue cuando Gato Parra sacaba las castañas del fuego; en preciso lance al palo derecho rechazó el potente disparo y no conforme aún detuvo el remate a quemarropa de un delantero rival. Tres minutos más tarde el árbitro daba por concluido un encuentro en que el Hierbabuena ya iba vestido de etiqueta, como si así se anticipase a la pausa navideña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s