El saber hacer no cuaja. FCH 5-6 Kamàlics.

Por …retomar la iniciativa.

El equipo verde deja caer un partido que estaba ganado o que por lo menos podía haber sido el que diese los primeros tres puntos a los locales.

El cuero echaba a rodar en horario infantil y la segunda jornada de la fase complementaria. La presencia de nueve efectivos parecía que daría un poco de confianza al Hierbabuena… y así fue, luego de los primeros minutos de tanteo el equipo local tomaba la iniciativa y abría la lata en pies de un capi que se encontraba motivado. El ritmo verde se mantenía, control, acompañamiento, toque, distancia corta y la llegada del segundo luego de una serie de pases en el área rival que destrozaba la defensa y la figura del portero rival, Enric ponía el 2-0 en el marcador del Grass Stadium. El rival, desbordado, lo intentaba sin conseguirlo; cuando lo empezaban a hacer mejor llegaba el correcaminos transalpino y hacía su golito. Llegaba el descanso con un cómodo 3-0, el míster insistía en la concentración de sus jugadores y dio una charla para corregir las posiciones que al final de la primera mitad comenzaban a perderse.

El partido se reanudaba puntualmente, la actitud del visitante se hacía sentir en cada pase, en la búsqueda de profundidad, en un desborde por la banda derecha, el delantero rival le rompía la cintura a un Pitbull  que cada vez muerde menos y vendía al arquero verde, esta vez encarnado en Marc.  Pero sería el Vengador de Sant Joan Despí quien se encargase de ampliar la ventaja a favor de los guerreros del cáñamo. Y fue el último momento lúcido verde, en cuestión de minutos, siete para ser exactos, el oponente igualaba los cartones del marcador en una bajada de brazos –y tal vez algo más que eso- de los herbóreos jugadores, uno de ellos un chut cruzado que mordía la base del palo derecho y se hacía inalcanzable para un Marc que lo intentó detener con muy poca suerte. Los verdes lo volvían a intentar y marcaban el quinto en pies de su constante Pilingui… pero, para sorpresa de todos (incluido el colegiado), el capi, que otrora se echaba el equipo a cuestas, tiraba la toalla y se iba al banquillo desesperado por los errores de sus compañeros. El partido no lo podrían mantener los verdes, partidos, rotos, exhaustos, enfadados, desanimados encajarían en tres minutos y un par de llegadas los goles de la remontada de los oponentes… Nada que agregar, parece que los hierbas le han perdido el gusto a las victorias. El árbitro marcaba el camino de las duchas y la dolorosa remontada dejaba cabizbajos a los greens, nada que el bar no pudiera solucionar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s